jueves, 28 de noviembre de 2013

El Desafío de los 30 días - Día 28 - Defínete como master / narrador


El Desafío de los 30 días - Día 28 - Defínete como master / narrador

Pues como master he pasado por varias etapas, como supongo que cualquiera que lleve tiempo haciendo de director de orquesta de locos.

Al principio era un master que tiraba hacia la improvisación. Tenía una idea general de la trama, alguna que otra escena pensada o deseada, y algunas notas sobre mapas y enemigos. Hubo una partida, cuando el grupo de AD&D tenía buen nivel, en el que se enfrentaron a un mago que les lanzaba hechizos sacando cartas rojas de un mazo de Magic, y la verdad es que moló ;D En aquel entonces, me parecía muy difícil hacer partidas de la Llamada de Cthulhu, porque había que ser bastante detallista, poner pistas, trenzar la trama, en fin, mucho más trabajo que en una sesión de mazmorreo básico. 

No se cuando se produjo el cambio, creo que fue cuando comencé a jugar a menudo con gente distinta, o cuando empecé a jugar a Vampiro, que vi que las historias tenían que ser algo más complejas, más elaboradas, tenían que tener un sentido, un porqué. Lo malo es cuando lo llevas al extremo, o cuando el juego es demasiado complicado y tienes que dedicar demasiado tiempo a desarrollar una partida. Eso es lo que al final me pasó con la partida de Pathfinder, en la que trataba de hacer un sandbox en un bosque donde se desarrolla una guerra entre elfos y drows, y en la que me di cuenta de que trataba de controlarlo todo, de tener varias tramas simultaneas, múltiples localizaciones que visitar, pnjs desarrollados, etc., y todo esto con un sistema muy complicado, en el que prepararte varios drows con diferentes clases y niveles, con sus tesoros, tácticas de combate, motivaciones, etc., te puede llevar más tiempo del que dedicas a la propia partida.

Por eso ahora estoy volviendo un poco hacia una técnica menos sofocante, en donde pueda improvisar más, pero teniendo una cierta preparación, principalmente temática y de tramas. Me encantaría que mis jugadores fueran más participativos, que tomaran más las riendas, para así hacerme a mi más fácil el trabajo y permitirme que también me sorprenda en las partidas. Es la principal envidia que tengo al leer los blogs de otras personas, de como algunos jugadores proponen tramas, se curran historias, maquean fichas, mapas o tomos de magia, o como llevan un diario de las vivencias de su grupo. En mi grupo, todo eso me toca a mi, pero bueno, es lo que hay, ellos no lo saben pero estoy haciendo con ellos un experimento de re-educación, en el cual, dando una larga parábola, acabarán donde yo quiero, dirigiendo a los juegos que me apetece probar, o siendo el tipo de jugadores que me apetece tener. Muauahahahaha, ingenuos, no saben al son de quien bailan.


No hay comentarios:

Publicar un comentario