domingo, 24 de noviembre de 2013

El Desafío de los 30 días - Día 24 - La sesión que menos ha durado


El Desafío de los 30 días - Día 24 - La sesión que menos ha durado

Pues tengo la impresión de que ha habido varias sesiones que han durado realmente poco tirando a nada, pero ahora mismo me cuesta acordarme de alguna. 

Me viene a la memoria aquella temporada en la que el Negro nos dirigía a Hombre Lobo, y jugabamos entre semana por la mañana, con dos huevos, todos haciendo peñas del instituto o la universidad. Pues un día llegamos todos a mi casa, donde jugabamos, y que el master no aparece. Como todavía no había móviles, pues al cabo de media hora (el plazo medio de espera permitido por las convenciones sociales) le llamamos a su casa. Y va el tio y contesta totalmente sobado, que se ha quedado dormido y que ya viene. Así que nos sentamos y hacemos tiempo, esperando. Al cabo de una hora, como todavía no viene, pues volvemos a llamar, y vuelve a contestar el tio, que se había vuelto a quedar dormido, y que había soñado que venía a mi casa y que nos dirigia una partida de la hostia y todo eso. Nos cagamos en su alma, y dejamos por imposible jugar ese día (jugabamos solo tres-cuatro horas). Es una historia que nunca se me ha olvidado ;D

Agur

No hay comentarios:

Publicar un comentario