lunes, 11 de noviembre de 2013

El Desafío de los 30 días - Día 11 - El personaje favorito que has llevado


El personaje favorito que has llevado

Bueno, pues aunque he llevado a multitud de grandes personajes a los que les tengo mogollón de cariño, como Timoth el hobbit de Rolemaster, Bradovan, el personaje con las mejores características que he llevado nunca en cualquier D&D, Echo, el nosferatu cazarrecompensas de las partidas de Vampiro En Vivo, "Perro Loco" Murdock del Hombre Lobo, o el Mayor Appleby de Cthulhu. Pero creo que no sorprenderé a nadie de los que me conocen si digo que mi personaje favorito de todos los tiempos es y posiblemente será, Korbak el Bárbaro.

Korbak nació cuando me uní temporalmente a un nuevo grupo de juego, el Dragón Gris, en el que participaban algunos amigos del instituto junto con gente de otro instituto. Los personajes que llevaba la gente eran increíblemente poderosos, todos con tiradas divinas y cargados de poderosos objetos mágicos hasta las cejas. Pero cuando me fui a hacer el personaje, el master me dijo que tirara con 4d6 quitando el menor, vamos, lo normal. Ellos tiraban 4d6 quitando el menor, 6 veces por característica. Bueno, la cosa es que saqué un 18, así que me decidí a hacerme un guerrero bárbaro, y al ponerme el 18 en fuerza tiré el percentil y saque un 91. Ahí tenía a mi montaña de músculos. En mi cabeza aparecieron visiones de Conan o de Wulfgar. El master, viendo que mi personaje estaba muy por debajo del nivel del grupo, decidió darme un objeto mágico, y me dio unos Brazales de Armadura AC:3, que fueron mi única armadura durante toda la vida del personaje.

Bueno, pues Korbak no duró mucho en el grupo del Dragón Gris. Murió combatiendo heroicamente contra un dragón negro, al que consiguió cortarle un ala de un golpe. Tengo que hacer notar que Korbak estaba solo en 3er nivel en aquel entonces. No consiguió sobrevivir al segundo aliento de dragón.

Pues pasó el tiempo, y otro colega, uno de los que jugaban en el Dragón Gris, y que ahora jugaba conmigo y con otros amigos, decidió montar una partida en Nehwon, el mundo de Fafhrd y el Ratonero Gris. El mago Ningauble nos llevó desde varios mundos para realizar unas misiones para él, y uno de los llegados era Korbak, al que había teleportado en el mismo momento en que el aliento de dragón derretía la zona en la que se encontraba. Se que era una intervención divina, pero la verdad es que me molaba mucho el personaje y tampoco era nada del otro mundo (a parte de la fuerza, no tenía ninguna tirada elevada).

En Nehwon, Korbak hizo de todo, y empezó a ganarse su fama de salvaje. Siempre cargaba con un arsenal de diversas armas, y le gustaba utilizarlas, y cuando no podía, tiraba de puños y dientes.


No recuerdo exactamente cuando pasó, pero en un momento determinado, un amigo que acabábamos de conocer nos invitó a jugar con él en Krynn, el mundo de la Dragonlance. Allí fuimos unos pocos, a vivir aventuras completamente locas, con ninfas disfrazadas de Curro el de Sevilla 92, para evitarnos a todos la visión de su cuerpo que nos volvería locos, o cuando ataque a mordiscos a un troll, o cuando hice aquel crítico cargando contra una mantícora. La verdad es que durante las partidas fumábamos mucha hierba hobbit y bebíamos Revientatumbas (un vodka ruso con limón), así que en las partidas se nos iba la olla a menudo. Pero nos reíamos mucho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario