jueves, 13 de enero de 2011

Campaña de Mierani I Parte 1

Bueno, pues comenzamos la nueva parte de la campaña, ya de lleno en el Bosque de Mierani. Del anterior grupo solo continúan el viaje Lili la Marcada y Varinth Perenne, y el resto de los personajes deciden buscar suerte en otro sitio, viendo que sus “personalidades” no iban a encajar bien en la sociedad élfica.
Tras un viaje de dos días internándose en el bosque, los dos personajes, acompañados por un contingente de exploradores elfos liderados por Galassar, llegan por fin al asentamiento de Aruthvereinth (Crying Leaf / Hoja Gimiente) y se quedan maravillados por lo que ven. Lili, a pesar de ser de estirpe alto elfa, ha vivido casi toda su vida entre humanos, y poco recuerda de sus primeros años entre los de su raza. Descubren un lugar lleno de tranquilidad y paz, un lugar en el que miles de fragancias y sensaciones se unen en el aire seduciendo a los recién llegados. Campos de flores de mil colores alfombran el suelo, y a pesar de ser un lugar gobernado por la naturaleza, esta parece seguir los caprichos de los habitantes élficos para no invadirlo todo, ocupando densos nichos a los lados de los caminos y prados. Grandes árboles se levantan dispersos, cuyos inmensos troncos y ramas sirven de hogar a los pocos residentes del lugar. Entre varios de los árboles se ven puentes de cuerdas y madera que unen los distintos niveles de plataformas sostenidas por las gruesas ramas.

Las casas de los elfos se levantan dispersas, muchas de ellas rodeadas de frondosos huertos, muchas dentro de viejos tocones o colinas herbosas, otras muchas levantadas sobre las ramas de los árboles. Casi todas ellas han sido decoradas y talladas empleando la magia, por lo que poseen unas formas fluctuantes y delicadas que no destacan en su entorno natural.

Los dos aventureros son acompañados por los exploradores elfos hasta la sala de juntas del Consejo Estival, situado en un nivel intermedio dentro de un enorme árbol. Allí, junto a una gran mesa redonda se encontraron con Eviana Nirgassan, la líder del Consejo Estival y Primera Voz de la Comunidad. Esta les agradeció su largo viaje y les mostró sus esperanzas para que la información que portaban fuera de utilidad para Arunthvereinth. Varinth, a pesar de las agradables palabras de Eviana, se dio cuenta de que no todos los presentes se sentían igualmente ilusionados con contar con la presencia de un humano dentro de sus fronteras, aunque todos guardaron silencio en este respecto. Eviana les indicó que contaban con una pequeña casa para usar como residencia mientras estuvieran entre ellos, y que podían descansar y asearse un poco antes de asistir a una fiesta de bienvenida que iba a tener lugar esa noche en el Gran Prado. La casa era austera y estaba dentro de un viejo tronco hueco, pero era suficiente. Contaba con dos habitáculos con hamacas de lana, algo de comida y unas palanganas con agua limpia.

Después de lavarse y descansar un poco, Galassar regresa para acompañarlos hasta el Gran Prado. Allí, a la luz de unas grandes hogueras, se está llevando a cabo una fiesta en su honor. El hidromiel, el vino dulce, y todo tipo de deliciosas comidas corren de mano en mano, mientras un grupo de músicos ameniza con sus alegres tonadas y numerosos jóvenes danzan alrededor de las llamas. El cielo nocturno parece brillar con más fuerza en el claro del bosque, como si las estrellas quisieran unirse a la fiesta que se desarrolla debajo. Galassar y Eviana se turnan para acompañar a los visitantes, presentándoles a algunas personas del asentamiento. Finalmente les dejan en manos de los hermanos Bëlanir y Möhn Ap Nivrim, el tiefling Naergoth, y la extraña bruja semielfa conocida como Illiana. Acompañados por buena comida y bebida ligera, pasan la noche contándose parte de sus vidas. Varinth se pierde en la noche acompañado por algunas jóvenes y fogosas doncellas elfas (los elfos en general son conocidos por su apasionamiento y por su falta de tapujos morales), y el resto se despide, no sin antes aceptar la oferta de Illiana para tomar el te a la mañana siguiente en su cabaña, a las afueras del poblado. Illiana y Naergoth, el antiguo esclavo de los drow, también pasan la noche juntos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario